La dieta no es algo que se pueda medir matemáticamente, aislando determinados elementos: la dieta más equilibrada es aquella que resulta compatible con el mejor estado de salud para cada uno, un mismo alimento puede ser beneficioso para una persona, pero perjudicial para otra.

Nuestro cuerpo es como un coche que durará más o menos, y en mejores o peores condiciones según lo conduzcamos. Claro que no todos los coches son iguales, algunos manejan un mercedes y a otros le toca un cuatro latas. Lo primero que tenemos que hacer es tomar conciencia de lo que tenemos entre manos: quien maneja un cuatro latas no se puede permitir el lujo de correr tanto como un mercedes, tiene peligro a quemarse.

El equilibrio a través de la alimentación consiste en elegir los alimentos (no los nutrientes) más adecuados a la constitución y a la condición individual, que nos acerquen lo máximo posible al estado de salud óptimo, evitamos los que nos alejen del mismo.

El equilibrio es algo muy particular, cada uno tiene que encontrarlo utilizando los dos hemisferios cerebrales: analizando científicamente, pero también globalizando intuitivamente.

Cuando vamos tomando conciencia de qué comemos y cómo nos sentimos física y emocionalmente estamos dando pasos agigantados para recuperar nuestra salud: los alimentos (el oxígeno incluido), constituyen una poderosa herramienta para conseguir la calidad de vida que queremos.

logo_facebook

 

Autor: Equipo SomosUno

TE RECOMENDAMOS  Qué es el Kale y cuáles son sus propiedades

 

Bibliografía:

– Núria Roura, Detox sen. Urano, 2015.
– Olga Cuevas Fernández, El equilibrio a través de la alimentación. 2011

Dejar respuesta