Ley de la generación

El principio de generación explica la verdadera naturaleza de la energía, de la fuerza y de la materia: para crear algo nuevo son necesarias dos energías, la femenina y la masculina. La primera, o yin, se refiere a la intuición, a la imaginación; la segunda, o yang, describe el poder de las acciones en concreto, del hacer en el aquí y ahora.

“La generación existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos.”. EL Kybalión.

Así como la electricidad surge cuando se unen los polos negativos y positivos, así nuestros deseos se vuelven realidad cuando unimos la capacidad de pensamiento con la voluntad de hacer. Por ejemplo si deseamos un nuevo trabajo, o una nueva pareja, el primer paso es tener claro lo que queremos, por contrario echamos a perder el poder mágico de nuestra consciencia creadora.

Entonces primero piensa bien en lo que quieres y luego visualízate mentalmente en tu nuevo lugar de trabajo o abrazado a tu nueva pareja. Una vez que lo visualices, evoca la emoción interior que te produzca dicho deseo, como si ya lo tuvieses realizado.

Por fin eleva la vibración de tus pensamientos hacia la gratitud y el amor: más agradeces las cosas bonitas en tu vida, más cosas buenas van a llegar, cuanto más amor das al universo más atraerás cosas que te generan amor.

Luego hay que integrar la energía Yang, la acción: actuar es fundamental porque el poder de la consciencia, solo, no sirve. Si quieres un trabajo nuevo pero no te pones a buscarlo, a poco sirve desear. Si quieres una pareja, búscala: no te quedes sentado a esperar que las cosas sucedan.

Mírate al espejo, ¿crees que eres un simple muñeco de carne y huesos? ¡Eres mucho más! Eres un ser de luz experimentando un viaje terrenal, porque esto es la vida, un viaje.

Tu hogar es el infinito, donde la magia de la consciencia brota, eres un mago, creador y puedes manifestar lo que deseas.

Quizás para tu ego hayan limitaciones, el ego te hace creer que hay cosas imposibles, el ego es lo que la sociedad te ha hecho creer que eres. Donald Winnicot, pionero de la psicología, lo llama falso self. Pero las limitaciones vienen de la mente, no existen en los planos sutiles. Si callas tu mente, abres el espacio a la intuición y a tu verdadero poder creativo.

Siempre vas a encontrar personas o instituciones que te digan lo que puedes o no puedes hacer, la mayoría de las personas están con su conciencia dormida y no quieren que vos despiertes. Tu, confía en tu corazón, con constancia y compromiso, amor y fe todo se puede.

El maestro Lao Tzse decía:

“Cuando te das cuenta que nada te falta, el mundo entero te pertenece”

logo_facebook

 

Autor: Equipo SomosUno

 

Bibliografía:

eruizf.com
escuelatranspersonal.com

Dejar respuesta