¿En este momento tienes hambre? ¿Cómo sabes que tienes hambre? Estamos acostumbrados a pensar que sólo el estómago puede contestar a estas preguntas. Aunque muchas de nuestras experiencias de hambre no son hambre de comida, cuando las sentimos tratamos, erróneamente, de aliviarlas comiendo.

Nuestro entorno físico y social o nuestro estado de ánimo tienen una influencia poderosa sobre los patrones alimentarios que rigen nuestras vidas. De hecho a todos nos ha pasado, alguna vez, de sentir como un vacío en el cuerpo y de identificar esta sensación como hambre, o de desear repentinamente de comer y sentir urgencia de hacerlo.

El investigador Dan Buettner calculó que por día tomamos alrededor de 200 decisiones en relación a la comida y que solo el 20% de ellas viene de una elección consciente.

Esto sucede sobre todo porque minimizamos nuestras actitudes frente a la comida, es decir comer o beber no son comportamientos en los que estamos muy involucrados, no le prestamos atención y lo hacemos sin consciencia. Por ejemplo cuando comemos mirando la tv prestamos más atención a lo que aparece en la pantalla, que a lo que introducimos en nuestra boca.

Tener una alimentación más consciente, permite vivir de forma saludable y no ser esclavos de la comida. Lo que introducimos en el cuerpo es el combustible que nos permite funcionar.

Entonces, para entrenar la alimentación consciente y convertirte en tu propio gurú alimentario, te proponemos:

1.Haz consciente qué tan certera es tu sensación de hambre.

A la hora de comer, pregúntate si estás sintiendo hambre real o hambre emocional. Las puedes distinguir muy fácilmente.

Hambre real:

  • Aparece poco a poco.
  • Estás abierto/a a diferentes tipo de comida.
  • No es necesario satisfacer de inmediato.
  • Dejas de comer cuando estás lleno/a.
  • Te sientes bien cuando terminas de comer.

Hambre emocional:

  • Aparece de repente.
  • Tienes antojos por un determinado alimento.
  • Lo tienes que satisfacer de inmediato.
  • Continuas comiendo incluso cuando estás llen@.
  • Te sientes culpable, avergonzad@, insatisfech@.

2. Usa el registro emocional y 7DETOX.

Estudios científicos demuestran que anotar la hora en que comemos, qué alimentos consumimos, cómo nos sentimos antes y qué beneficios (o incomodidades) aparecen después, ayuda a relacionar las emociones con nuestra alimentación. Por ejemplo, podemos darnos cuenta que consumimos mucho azúcar cuando estamos tristes.

banner3

En 7DETOX te proponemos este registro emocional, muy útil para tomar consciencia de los patrones alimenticios que te dañan diariamente. Para empezar a alimentarse con conciencia es necesario que te desprendas de juicios sobre tu alimentación y observes todo con curiosidad.

3. Juega a descubrir los 7 tipos de hambre.

En este post te explicamos cómo identificarlos para evitar comer de más y/o de forma poco saludable.

comida_web


mara


MARA BONAPERSONA
Psicóloga Gestáltica y Terapeuta Transpersonal

Bibliografía:
“Detox Sen” – Nuria Roura

Dejar respuesta