alimentación saludable

La alimentación consciente no es solo una forma de alimentarnos, es también un estilo de vida, una forma de estar y sentir el mundo que nos rodea. A continuación, explicaré la importancia de estar en contacto con la naturaleza para empezar a alimentarnos de forma consciente.

¿Cúal es la primera premisa para alimentarnos de forma consciente?

A medida que nos alejamos de la naturaleza, nuestro cuerpo empieza a perder su propia sabiduría interior, esa que intuitivamente nos dice que es saludable para nosotros y que es dañino. En consecuencia, nos enfermamos y debilitamos.

En base a este concepto, para volver a recuperar nuestra vitalidad y equilibrio interno tenemos que volver a conectar con la naturaleza.

Los seres humanos estamos hechos para estar al aire libre, no para estar encerrados en oficinas y ciudades de hormigón. Cuando nos alejamos de la tierra, el aire, el agua y el sol, inconscientemente, nos alejamos de los alimentos vivos, naturales y sanos para nosotros.

¿Qué debemos hacer para volver a encontrar nuestro equilibrio interno?

Salir a la montaña, al mar, al rio, al campo o cualquier lugar fuera de las grandes ciudades donde podamos conectar con los elementos y los animales, sentir que somos uno con la naturaleza. Esto nos ayudará a conocernos más y a tomar conciencia de lo que es bueno y malo para nosotros. Además, la naturaleza también nos nutre, nos brinda energía y vitalidad. En otras palabras ¡Nos carga las pilas!

TE RECOMENDAMOS  Los 7 cuerpos energéticos

De este modo, naturalmente, empezaremos a rechazar los alimentos industriales y sin vida, en cambio, elegiremos alimentos naturales no procesados; orgánicos (que no tienen químicos tóxicos); de proximidad (no han cruzado medio mundo para llegar a nuestra cocina); vivos (contienen vitaminas y minerales) y sostenibles (producción amable con el medio ambiente).

Hay que tener en cuenta, que los alimentos industrializados son la gran mayoría de los que se  encuentran en los supermercados. Además, no solo son alimentos sin vida, sino también son ricos en azúcares, grasas trans, conservantes, colorantes, hormonas, antibióticos y tantas cosas más.

Clica aquí para saber más sobre la alimentación consciente


Rosó Soler

Autor
ROSÓ SOLER
Dietista y Naturópata

 

Dejar respuesta