fbpx

SomosUno

5 razones para empezar a danzar hoy

Te dejamos algunas de las miles de razones que hay para que empieces a darles a tu cuerpo, tu mente y tu espíritu, todo eso que necesitan. Si todavía no lo hiciste, estás a tiempo de sumergirte en las maravillas con las que la danza puede contribuir a eso.

La Danza…

 

1. Libera tus emociones

 

Poner en movimiento tu cuerpo, al compás de un buen ‘son’, hace que la energía circule por tu cuerpo. Podés danzar la alegría, la tristeza, el enojo, el enamoramiento, la calma, la suavidad, la intensidad. Todo lo que haya quedado estancado, que no expresaste o no dijiste por temor a ser juzgadx, tiene en la danza el espacio PERFECTO para ser canalizado. No es siquiera necesario ponerle palabras, queda todo grandiosamente oculto en el universo poético de lo abstracto.
Y esto, no sólo te deja una sensación total de alivio, sino que permite que todo fluya más libremente por tus canales energéticos. Podés decirle adiós al estancamiento, integrando tus emociones, tus pensamientos y tu cuerpo.

 

2. Mejora tu autoestima 

 

La danza permite renovar la relación que tenés con tu cuerpo. Ese regalo maravilloso, que te fue dado al encarnar como un ser humano, está ahí para disfrutarlo y experimentarlo. Cuando te entregás a la danza, tu cerebro actualiza la imagen ( la “representación mental”) que tenés de tu cuerpo (y en definitiva, de vos mismx). Todas esas partes que no te gustan, que tenés dormidas y a las que no prestás atención, reviven con el movimiento. Cada mínimo fragmento de tu ser se organiza para brillar en resplandor kinético, sin otro objetivo que el mero movimiento.

Brindarte ese espacio de reencuentro con vos mismx es muestra de abundancia y merecimiento. Es abandonar la idea de ser productivx o de estar al servicio de otrxs 24/7, para mimarte disfrutando del ocio y del esparcimiento.

 

3. Te trae al momento presente 

 

Ya habrás escuchado sobre las meditaciones activas (esas TAN adoradas por quienes no pueden quedarse quietxs). Al sumergirte en tu danza no hace falta que pienses en nada o que planifiques nada. Estarás en conexión con tu propio ritmo, el del aquí y ahora, sincronizando el “fuera” con todo lo que traes dentro. Con tu atención en las sensaciones que te brinda la danza, entrás cada vez más y más en un estado de meditación profundo y absoluto.

 

4. Mejora tu salud de forma fácil y divertida 

 

Es una excelente manera de cuidar tu cuerpo y mantenerte en forma sin tener que ir al gimnasio. Bailando mejoras tu circulación sanguínea, tu respiración, tu flexibilidad, tu fuerza, tu movilidad articular, tu resistencia sin sentirlo como un esfuerzo.

Por el sólo hecho de mover TODO tu cuerpo, masajeas tus órganos, abriendo espacio para que funcionen de forma mucho más eficiente. Además, al transpirar, liberas montones de toxinas y residuos acumulados en tu cuerpo.

 

5. Es una fuente de placer infinito 

 

Como en toda actividad física, se producen hormonas relacionadas al placer, el bienestar y la felicidad. Estas hormonas son producidas durante y después del ejercicio. Las responsables de esto son la serotonina, las endorfinas y la dopamina. Todas ellas son excelentes para mejorar tu estado de ánimo y alejarte de estados de sufrimiento tales como la ansiedad, la depresión, el miedo, el estrés y la agresividad. Te llevan a estados muchísimo más agradables y placenteros, mejoran la calidad de tu sueño, regulan tu apetito y hasta actúan como analgésicos. De hecho, esto evita que busques placer en hábitos dañinos, adicciones o excesos.

 

Danzar es la mejor forma de celebrar la vida. Por eso fue siempre parte de los rituales más antiguos, en todas las culturas y en todos los tiempos.

Así que, ¡dale! Dejá atrás los prejuicios, la vergüenza, los “no sé”, los “no puedo” y animate a una danza que te renueve hasta los huesos.

 

¡Empezá HOY a danzar y a moverte!

Hacia un movimiento consciente y placentero.

 

Por Yasmin Unfer

Terapeuta Holística y Sanadora energética

 

 

Productos Relacionados

 

Deja una respuesta

×