fbpx

SomosUno

Celiaquía: ¿Qué es?

La celiaquía es una enfermedad autoinmune desencadenada por el consumo de gluten y prolaminas relacionadas, que aparece en individuos con predisposición genética. 

Esto quiere decir que el sistema inmunitario reacciona defendiéndose del gluten como si éste fuese un elemento dañino. Se destruyen entonces las vellosidades intestinales impidiendo una correcta absorción de los nutrientes. 

Síntomas

El síntoma típico es la diarrea. Otros síntomas incluyen distensión abdominal, fatiga, niveles bajos de hemoglobina (anemia) y osteoporosis. Muchas personas no presentan síntomas. 

Tratamiento

El tratamiento principal consiste en una dieta estricta libre de gluten que pueda controlar los síntomas y promover la curación del intestino. 

Tips de alimentación:

  • Darle prioridad a alimentos que naturalmente no contienen gluten.
  • Alimentación a base de frutas, verduras, semillas y frutos secos. 
  • En menor proporción granos: quinoa, amaranto, mijo, arroz, maíz. 
  • Combinaciones simples de alimentos.
  • Consumir vegetales de hojas verdes y algas marinas.
  • Ración diaria de alimentos crudos.
  • Elegir aceites de 1 prensada en frío.
  • Evitar productos industrializados.
  • Reemplazar alimentos refinados por integrales (arroz, azúcar, etc.).
  • Tomar plantas medicinales.

 

Prácticas complementarias:

  • Ejercicio físico.
  • Contacto con agentes naturales: sol, agua, tierra, aire.
  • Descanso adecuado, respetando los ciclos naturales.
  • Cosmética natural.

 

La celiaquía es una enfermedad que nos lleva a repensar la dieta, ajustar hábitos cotidianos, afinar la escucha personal para acompañar con suavidad los procesos vitales de nuestro organismo. Nos enseña también a utilizar el diagnóstico como oportunidad para aprender y tomar consciencia sobre la forma en que nos nutrimos, y así trabajar la enfermedad en todos los planos, recordando que somos un TODO entre mente, cuerpo y espíritu. 

Es importante reflexionar sobre los problemas que ocasiona el consumo de trigo en todos los organismos

El gluten (90% de la proteína del trigo) es generador de mucosidad y reacciones alérgicas, pero  también ciertas proteínas del trigo moderno se asocian a inflamación intestinal, colon irritable,  migrañas, depresión, diabetes, mal función tiroidea, dermatitis, fatiga crónica, esquizofrenia, etc. 

Péptidos similares a la morfina, presentes naturalmente en la planta de trigo como mecanismo defensivo frente a sus predadores, provocan dependencia y estreñimiento a través del consumo cotidiano. Los opiáceos generan adormecimiento, apatía, obnubilación mental y crisis de abstinencia frente a su carencia. 

Al ser de consumo masivo, el trigo sufrió y seguirá sufriendo numerosas manipulaciones genéticas, tanto por hibridación como por transgenia (trigo RR), con el objeto de satisfacer puntuales necesidades productivas. Estas manipulaciones, tal como demuestran numerosas evidencias, ignoran la lenta capacidad de adaptación de nuestro organismo frente a cambios tan violentos y nuevas síntesis proteicas. Las enzimas y mucinas digestivas, como lo señala el Dr. Seignalet, son incapaces de procesar las nuevas moléculas alimentarias, generando mala digestión, reacciones alérgicas y  agotamiento inmune.

Habitualmente el grano de trigo no se consume en forma integral, sino como harinas que sufren un violento desmembrado en la molienda, la refinación y el procesamiento. Se separa el salvado y el germen, se inactivan otros elementos (vitaminas), se oxidan ciertos componentes (grasas) y se adicionan fortificantes que en formas sintéticas suelen ser tóxicos en ciertas dosis y para ciertos grupos etarios. 

 

Por Nair Allende

Pedagoga en Tantra y Sexualidad

 

Productos Relacionados 

Deja una respuesta

×