SomosUno

El calcio: ¿qué es y para qué sirve?

El calcio es uno de los elementos más abundantes en la corteza terrestre, y además es uno de los minerales que más abundan en los organismos vivos, en especial en los animales.

Sus funciones principales son:

  • ayudar a la construcción y mantenimiento de los huesos y de los dientes,
  • intervenir en el proceso de coagulación sanguínea,
  • influir en el control de paso de fluidos a través de las células,
  • ayudar en el correcto funcionamiento del corazón y del sistema neuromuscular.

¿Cuánto consumir?

No existe un acuerdo entre las distintas organizaciones de la salud sobre las necesidades de calcio y su consumo varía bastante según las culturas. Por ejemplo en U.S.A. se consume un promedio de 800 mg de calcio por día, mientras en Ghana solo 8 mg: a pesar de esto los norteamericanos son los que más sufren pérdidas dentales y fracturas, problemas casi desconocidos entre los ghaneses.

Resulta muy complicado establecer las necesidades de calcio, porque la cantidad de calcio en la dieta es solo uno de los factores que determinan cuánto calcio entra en el cuerpo: la absorción del calcio muchas veces es un proceso ineficaz, porque el calcio tiende a combinarse con varios elemento en el intestino, como fósforo y magnesio, por ejemplo.

De todas formas un organismo sano es capaz de adaptarse a las variaciones de calcio en la dieta sin sufrir alteraciones en sus huesos.

¿Cómo conseguir calcio?

Podemos conseguir calcio de la misma fuente que los grandes animales cuyo peso es soportado por enormes y fuertes huesos.

Los caballos, las vacas, los elefantes y los rinocerontes, comen hojas verdes muy ricas en calcio y magnesio.

Las más adecuadas para nosotros humanos son: coles, cebollas, almendras, nueces, ajos, mango, aguacate, manzanas, peras, plátanos, higos, avena, algas, semillas (sésamo), acelgas, brócoli, legumbres, arroz integral, quesos frescos, tofu, yogurt.

¿Y los lácteos?

Por supuesto el Calcio está contenido en la leche, pero es un alimento para lactantes: con la edad la capacidad digestiva y metabólica disminuye y la leche deja de ser un alimento saludable.    

logo_facebook

 

Autor: Equipo SomosUno

 

Bibliografía:

– Olga Cuevas Fernández, El equilibrio a través de la alimentación. 2011

Deja una respuesta

×