fbpx

SomosUno

El polen, un milagro natural

El polen es una de esas milagrosas dádivas que el mundo animal brinda generosamente a sus hermanos mayores. Es un alimento vivo y un super concentrado que no tiene igual en la naturaleza.

El polen es un polvillo producido por los órganos masculinos de las plantas, encargado de fecundar sus órganos femeninos. Las abejas recogen el polen de las flores con sus patas y lo humedecen con néctar dándole forma de pequeñas bolas que transportan a la colmena. Mediante estos viajes de flor en flor contribuyen, desinteresadamente, a la polinización de muchas especies.

El hombre lo obtiene situando unos cajoncillos con rejillas en la entrada de la colmena.

Luego el polen se deshidrata para que no fermente ni se enmohezca.

No se puede afirmar que el polen cura todo, pero está demostrado que actúa espléndidamente sobre buena parte de las enfermedades más graves, al igual que la miel y la jalea real. Tiene efectos sorprendentes sobre la salud, la fuerza física y todas las funciones orgánicas.

Algunas de sus propiedades

  • Ayuda a tratar algunas alergias.
  • Adecuado para combatir la astenia primaveral, cansancio y decaimiento.
  • Aumenta el rendimiento intelectual y físico.
  • Mejora la digestión.
  • Para la prevención y tratamiento para la hiperplasia prostática benigna.

¿Cómo se toma?

El polen puede consumirse en estado puro o diluido con la bebida de la mañana preferida.

¿Cuánto?

En el adulto, la dosis media diaria recomendada es de 15 a 20 gramos.

Gracias a su origen 100% natural el polen no presenta efectos secundarios, ni contraindicaciones, incluso en estado de embarazo.

Tiene efectos energizantes: es mejor consumirlo en la mañana y nunca antes de acostarse.

Bibliografía:

Por Rosó Soler

Dietista y Naturópata

 

 

 

Productos Relacionados

 

Deja una respuesta

×