fbpx

SomosUno

El tercer chakra, Manipura

El tercer chakra representa nuestro Sol, nuestro centro de energías. Nuestro estado de ánimo general depende muy intensamente de cuánta luz dejemos entrar en nosotros: nos podemos sentir iluminados, alegres y satisfechos, o desequilibrados y melancólicos, y proyectamos continuamente esta sensación hacia el mundo exterior, de forma que toda la vida nos puede parecer iluminada u oscura.

Con el chakra del plexo solar también percibimos directamente las vibraciones de otras personas: nuestras relaciones interpersonales, simpatías y antipatías. La capacidad de establecer vínculos emocionales duraderos está ampliamente gobernada desde este centro.

El tercer chakra es el asiento de la personalidad, la identificación social, la autoafirmación, la voluntad de rendimiento y la aspiración de poder, mediante el adaptarse a las normas sociales.

Una importante función del tercer chakra consiste en purificar, a nivel físico corresponde a la zona del hígado, que es el órgano que analiza el alimento, lo ingiere, separa lo inútil de lo provechoso, y transforma lo útil en sustancias aprovechables.

La afirmación y la integración consciente de nuestros sentimientos y deseos conduce a la distensión y apertura del tercer chakra: la luz crece continuamente en nosotros y nuestra vida se ilumina cada vez más.

Funcionamiento armónico

Cuando el tercer chakra está abierto y funciona armónicamente se transmite un sentimiento de paz, de armonía interna contigo mismo, con la vida y tu posición ante ella. Puedes aceptarte con todo tu ser y estás en condiciones de respetar igualmente los sentimientos y peculiaridades de otras personas.

Tu actuar entra espontáneamente en consonancia con las leyes naturales y estás lleno de luz y de fuerza. La claridad que hay en ti rodea también a tu cuerpo: así te protege de las vibraciones negativas e irradia en todo el entorno tuyo.

Funcionamiento inarmónico

Cuando el tercer chakra tiene un marcado acento unilateral y una disfunción, te gustaría influir en todo según tu sentido, controlar tanto tu mundo interior como tu mundo exterior, ejercer poder y conquistar. Pero todo eso está impulsado por una intranquilidad e insatisfacción interiores. Probablemente en tu infancia y juventud hayas experimentado poco reconocimiento. No has poseído ningún verdadero sentido de autoestima, y ahora buscas en la vida exterior esa confirmación y satisfacción que siempre te han faltado interiormente. Para ello desarrollas un enorme impulso de actividad, con el que tratas de cubrir ese corrosivo sentimiento de insuficiencia. Te falta serenidad interior, y te resulta difícil liberarte y distenderte.

 

Bibliografía
«El gran libro de los chakras» – Bodo J. Baginski y Shalila Sharamon

Por Mara Bonapersona

Psicóloga transpersonal

 

 

Productos Relacionados

 

Opiniones “El tercer chakra, Manipura”

flormoonsoy

11 septiembre, 2018 at 10:56 am

Gracias! interesante.

Deja una respuesta

×