Mindfulness ¿cómo ser el protagonista de tu vida?

¿Realmente vives tu vida o funcionas con el “piloto automático activado” sin darte cuenta de ello?

En la actualidad la frase “Vivir en el presente” y las palabras “Mindfulness” y “Atención Plena” resuenan con frecuencia, pero ¿De qué hablamos cuando hacemos referencia a vivir en el presente?

Vivir en el Aquí y Ahora se trata de vivir nuestra realidad estando completamente inmersos en ella. Resulta simple leerlo y escucharlo pero no resulta tan sencillo llevarlo a la práctica. Pensemos en la cantidad de veces nos distraemos siguiendo el sonido de nuestros teléfonos celulares tras la llegada de un mensaje de whatsapp. Podemos estar físicamente en un encuentro con amigxs, junto a nuestras parejas o compartiendo un rato con nuestros hijxs; mientras nuestra atención está  en otra parte. Lo mismo nos sucede en diferentes momentos del día cuando nuestros pensamientos permanecen ligados a situaciones del pasado o intentando predecir qué sucederá con tal o cual situación futura, preocupados y sin poder tranquilizar nuestra mente. En esos momentos sucede que no somos plenamente conscientes de lo que está sucediendo. No estamos presentes en el “Aquí y ahora”.  

El Mindfulness o la Atención Plena nos invita a ser los reales protagonistas de nuestras vidas.

El Mindfulness o la Atención Plena nos invita a ser los reales protagonistas de nuestras vidas. Se trata de una práctica, un estilo de vida que posee miles de años de años de antigüedad y se conoce como el corazón de la meditación budista. Se ha demostrado que ejerce un poderoso efecto en la salud, la felicidad y el bienestar ya que ayuda a evitar sentimientos de ansiedad y estrés, contribuye a que la tristeza no se agrave y se convierta en infelicidad, agotamiento o depresión. Se trata de una ayuda que nos permite redescubrir la paz interior y la alegría.

La práctica regular de la meditación Mindfulness resulta muy útil en el manejo de las emociones ya que nos ayuda a que no se adueñen de nosotros. Mejora la calidad de nuestras vidas, potencia nuestras experiencias, mejora las relaciones interpersonales y la memoria, contribuye a la creatividad y empatía, mejora la calidad del sueño, aumenta la energía física y mental, refuerza el sistema inmunológico e incluso puede ayudar a reducir la dependencia a las drogas y el alcohol.

El objetivo es lograr ver nuestra realidad con mayor claridad para poder realizar las mejores acciones y tomar las decisiones más adecuadas.

El poder de esta práctica radica en la constancia con la que se lleva a cabo. Consiste en estar atentos a lo que está ocurriendo a nuestro alrededor y al mismo tiempo a lo que sucede en nosotros mismo, en nuestro cuerpo, sentimientos y emociones. Se  trata de mantenernos presentes y poder observar y observarnos sin juzgar, sin calificar. Aceptando el momento presente tal y como es.

El Mindfulness es un método de entrenamiento mental. No requiere de mucho tiempo aunque si se necesita constancia. No es necesario sentarse a meditar en el suelo con las piernas cruzadas, hay quienes prefieren hacerlo sentados en una silla y también quienes lo practican en el tren, en el autobús o mientras caminan hacia el trabajo. El objetivo es lograr ver nuestra realidad con mayor claridad para poder realizar las mejores acciones y tomar las decisiones más adecuadas.

La vida no es lo que nos ocurre sino cómo reaccionamos ante ello. Si bien nuestro estado de ánimo sube y baja de forma natural a lo largo del día, determinados patrones de pensamiento pueden hacer que breves momentos de “bajón emocional”, se conviertan en periodos prolongados de infelicidad, estrés o ansiedad.

Vivir en el momento presente hace que dejes de ser un esclavo de tus malos hábitos y de tus emociones negativas.

Cuando aparecen emociones como la infelicidad o la irritabilidad, es normal comenzar a pensar en cómo salir de esa situación. Ante la búsqueda de una respuesta, resulta frecuente ir hacia el pasado y desatar preocupaciones futuras. De este modo, nuestro pensamiento cae en el automatismo y nos alejamos de lo único que en realidad existe, el momento presente.

Vivir en el automatismo hace que nuestros pensamientos sean los que controlan nuestra realidad y no nosotros. Vivir en el mundo de los pensamientos, es vivir en un mundo imaginario.

El Mindfulness nos enseña que los estímulos ambientales son independientes y diferentes de nuestras reacciones emocionales. De este modo, cuando surgen sentimientos de tristeza, ansiedad o irritabilidad, logramos detenernos e identificar estos pensamientos dañinos y nos permitimos soltarlos. No se trata de que el cerebro niegue su deseo natural de resolver los problemas, sino que nos brinda tiempo y espacio para que encontremos la mejor manera de resolverlos.

Cuando comenzamos a decidir de forma consciente, comenzamos a decidir también qué tipo de vida queremos vivir. Vivir en el momento presente hace que dejes de ser un esclavo de tus malos hábitos y de tus emociones negativas. Resulta sorprendente cómo a partir de realizar pequeños cambios en tu rutina diaria comenzarás a romper patrones de pensamientos negativos, tomarás decisiones más conscientes y comenzarás a vivir tu vida al máximo. ¿Qué estás esperando para comenzar a vivir plenamente tu vida?

Magalí Coronel

Psicóloga clínica

Ver perfil

Ahora puedes pedir cita con Magalí coronel en el espacio holístico de SomosUno

+34622288017

Deja un comentario

User registration

Reset Password