fbpx

Mujeres y poder, derrumbando mitos

¿Qué relación tienes con el poder? ¿El poder es algo bueno o malo? Muchas veces las mujeres rechazamos el poder, ya que lo asociamos desde una perspectiva subconsciente a la violencia y a la autoridad. 

La definición de poder y su relación con el género

El término poder se usa como sinónimo de fuerza, capacidad, energía o dominio. puede referirse En sociología es la capacidad de hacer o ser algo, de ejercer un dominio hegemónico sobre uno y/o varios individuos, así como también la habilidad de influir sobre uno y/o varios individuos.

El poder en el inconsciente colectivo indica la autoridad reconocida en una sociedad y, en el imaginario social, es lo masculino asociado al poder público, ya sea político, empresarial o de cualquier otra índole. 

La imagen del poder tiene tintes masculinos, por esta razón, resulta tan difícil pensar a las mujeres como líderes, ya que de forma generalizada se considera que “la debilidad es inherente al género femenino”.

Las mujeres y el poder

A la hora de abordar la cuestión de las mujeres y el poder quiero empezar por el principio mismo de la tradición literaria occidental, con el primer ejemplo documentado de un hombre diciéndole a una mujer «que se calle», que su voz no había de ser escuchada en público. 

Me refiero a un momento inmortalizado al comienzo de la Odisea de Homero, hace casi tres mil años: el relato épico de Ulises y sus aventuras para regresar a casa tras finalizar la guerra de Troya, mientras su leal esposa Penélope le aguardaba y trataba de ahuyentar a sus pretendientes que la apremiaban para casarse con ella. 

En el primer canto del poema, cuando Penélope desciende de sus aposentos privados a la gran sala del palacio y se encuentra con un aedo que canta para la multitud de pretendientes. Como este tema no le agrada, le pide ante todos los presentes que elija otro más alegre, pero en ese mismo instante interviene el joven Telémaco: «Madre mía —replica—, vete adentro de la casa y ocúpate de tus labores propias, del telar y de la rueca … El relato estará al cuidado de los hombres, y sobre todo al mío. Mío es, pues, el gobierno de la casa». Y ella se retira a sus habitaciones del piso superior.

La unión, el trabajo en equipo, la cooperación, la inteligencia emocional, la empatía, la intuición, el contacto humano, son los nuevos pilares para transmutar la conciencia del poder.

Así en la historia, las mujeres que reclaman una voz pública son tratadas como especímenes andróginos: un caso evidente es la beligerante arenga de Isabel I a las tropas en Tilbury en 1588 ante la llegada de la Armada española. En las escuelas y libros de historia se relata el discurso de Tilbury así: ”Sé que tengo el cuerpo de una mujer débil y frágil, pero tengo el corazón y el estómago de un rey, el de un rey de Inglaterra.”  El autor de la carta pone en boca de la propia Isabel I la declaración (o confesión) de androginia.

¿Para ser poderosas las mujeres tienen que ser andróginas? ¿Cuantas mujeres se “disfrazan” de hombres adquiriendo valores masculinos para ser reconocidas/aceptadas socialmente o en las empresas?

Taller online Somos Mujeres
Cosnciencia y empoderamiento femenino. Clica para más información.

El poder femenino

Todas las mujeres tenemos un inmenso Poder Femenino que nada tiene que ver con lo que te describí al comienzo. Lo femenino, el Ying en la medicina china, se relaciona con el disfrute, la contención, la flexibilidad, el compartir, el agua, el fluir. 

Parte de nuestro verdadero poder femenino tiene que ver con abrazar los valores femeninos de la emocionalidad y de la vulnerabilidad. Brené Brown, socióloga e investigadora que hace años investiga sobre vergüenza y vulnerabilidad dice: “ser vulnerables es un riesgo que tenemos que tomar, si queremos experimentar la conexión”.

Aquí les comparto su charla Ted, que es, imperdible:

Habilitar nuestras emociones, no significa ser histéricas, dramáticas o frágiles: signifíca volver a poner en foco en qué sentir no está mal, significa volver a habilitar el sentir, volvernos más humanxs, más conscientes de que todos somos uno.

El Dalai Lama (y muchos autores y autoras) sostienen que “es lo femenino lo que salvará al mundo” y con esto se refieren a que la solidaridad, la unión, el trabajo en equipo, la cooperación, la inteligencia emocional, la empatía, la intuición, el contacto humano, son los nuevos pilares para transmutar la conciencia del poder.

El patriarcado se cae cada día, cuando habilitamos que el poder sea la integración de las energías masculinas y femeninas en nosotrxs, tanto hombres como mujeres, y cuando como sociedad volvemos a dar poder a los valores femeninos y la voz de las mujeres como portadoras de este despertar.

Bibliografía

  • Mujeres y poder: Un manifiesto
  • Libro de Mary Beard


También te puede interesar: Las mujeres, el poder y el empoderamiento

Mara Bonapersona

Psicóloga transpersonal

Ver perfil

Ahora puedes pedir cita con Mara Bonapersona en el espacio holístico de SomosUno

+34622288017

Deja un comentario

User registration

Reset Password