fbpx

SomosUno

Parkinson: del movimiento externo al movimiento interno

Desde el año 1997 se toma el 11 de abril como Día Mundial del Parkinson, en honor al nacimiento de James Parkinson, neurólogo británico que descubrió lo que en aquel tiempo se llamó parálisis agitante.

Si buscamos información sobre esta enfermedad, lo que aparece en cualquier sitio, es que es una enfermedad crónica y degenerativa del sistema nervioso que se caracteriza por falta de coordinación y rigidez muscular y temblores.

Lo primero que quisiera expresar y resaltar es que, a mi modo de ver las enfermedades y desde mi experiencia personal (y la de muchos otros y otras) ¡NO EXISTEN ENFERMEDADES CRÓNICAS!

Esta clasificación surge de una ciencia médica que al no encontrar la cura dentro de su cosmovisión, en lugar de admitir sus limitaciones, asegura  que no hay solución posible y nos sentencia a padecer los síntomas de por vida, embebiéndonos de miedo y condenándonos a la resignación.

Por ello, lo primero que hacemos en una consulta de Decodificación Bioemocional, desde la mirada del Instituto Humano Puente, es abordar el “conflicto de diagnóstico”, devolviéndonos el poder y la soberanía sobre nuestros cuerpos, para abrirnos a la posibilidad de sanarnos. Habilitando y recordando el poder que nos habita a cada un@.

Soy testigo de muchísimas personas que tenían diagnósticos y pronósticos “irremediables” y hoy los han revertido absolutamente.

Ante una consulta por Parkinson iremos teniendo en cuenta la expresión física del consultante (temblor de qué dedo o mano, rigidez de qué parte del cuerpo, postura, etc.) en búsqueda de historias y expresiones donde haya habido movimientos contrariados, movimiento de más que causó muerte o separación del clan o movimiento que no se realizó y luego de eso hubo muerte (real o simbólica), tales como: 

“Quise hacer algo pero no estaba bien”, cuando hubiera querido retenerla para que no se vaya o cuando quiso tomar a alguien del cuello o golpearlo.

“Está prohibido” cuando quiso robar un auto, pero no lo hizo.

“No me pude defender de mi hermano” había una memoria transgeneracional donde un bisabuelo (al cual estaba vinculado por ser de la misma fecha de nacimiento) empujó a su hermano al suelo, éste su cabeza golpeó su cabeza y falleció.

“Se me escapó de las manos“, ante una situación que no pudo controlar.

 

Puede haber muchas historias asociadas, y no porque haya una historia fuerte en relación a estos temas habrá un síntoma, pero si hay un síntoma de seguro hay historias detrás… Esas historias serán las que abordaremos y repararemos. Pudiendo expresar lo que en ese momento no se pudo.

Esta nota quisiera se transforme en una invitación a mover eso que está deseoso de salir a la luz y con valentía atrevernos a adentrarnos en esas historias de dolor que vinimos a trascender, ¡con la certeza que encontraremos la lógica biológica y muchos tesoros más!

 

 

Por María Carolina Tondini

Consultora en Decodificación Bioemocional, Bioexistencia Consciente

 

Productos Relacionados

 

Deja una respuesta

×