fbpx

Risotto de hongos y tomates secos.

Este risotto es una receta ideal para esos días fríos, en los que necesitamos calorías para que nuestro organismo pueda regular la temperatura corporal. O bien para aquellas personas que realizan actividad física y necesitan energía rápida y nutrientes para satisfacer los requerimientos metabólicos del cuerpo cuando está en actividad.

Es un plato rico en fibra que ayuda a regular el tránsito intestinal. También provee Vitaminas del Complejo B que son beneficiosas para el Sistema Nervioso, minerales y proteínas.

Además de ser muy nutritivo, este plato tiene la ventaja de ser liviano y de fácil digestión. Dado que no posee ingredientes de origen animal que puede caer pesado. El arroz yamaní de por si es un cereal fácilmente digerible, propiedad que se ve aumentada por la presencia del jengibre.

Recomendamos acompañar este plato, con alguna ensalada de hojas verdes y/u otras verduras crudas, para aportar las enzimas y los nutrientes de los alimentos vivos a nuestra dieta.  Estos son muy necesarios para mejorar la digestión y la salud en general.

Ingredientes – para 3 o 4 personas:

  • 1 Litro – Agua (lo ideal es que sea filtrada o mineral)
  • 300 gr – Arroz yamaní integral.
  • 200 gr – Cebolla picada.
  • 200 gr – Champiñones frescos.
  • 25 gr – Tomates secos.
  • 5 gr (1 cucharada) – Levadura nutricional en copos.
  • 2 dientes de ajo medianos / grandes.
  • Ralladura de Jengibre a gusto.
  • Sal marina o del Himalaya.
  • Pimienta.
  • Ciboulette.
  • Semillas de Girasol.

Elaboración

  1. Poner a remojar los tomates secos en agua tibia para ablandarlos.
  2. Picar la cebolla y el ajo.
  3. Poner en una cacerola aceite de oliva a fuego medio, agregar la cebolla y el ajo, y rehogar sin que se doren.
  4. Echar el arroz yamaní y sofreír a fuego bajo, junto con la cebolla y el ajo, hasta que se torne un poco más traslúcido.
  5. Agregar ¼ del agua, y cocinar hasta reducir. Luego ir echándo poco a poco el agua restante, siempre caliente para no cortar con la cocción del arroz.
  6. Mientras se cocina el arroz picamos los tomates y los vertemos en la cacerola.
  7. Por otro lado, cortamos los champiñones (tamaño a gusto) y dorar en una sartén.
  8. Cuando el arroz esté casi a punto, agregar los champiñones, la levadura, la sal, la pimienta y el jengibre rallado. Revolver para integrar.
  9. Tostar las semillas de girasol (salvo que sean semillas activadas y deshidratadas) y picar el Ciboulette.
  10. Servir y decorar el plato con las semillas y el Ciboulette.

Ana Caballero

Apasionada de la cocina natural

Deja un comentario

User registration

Reset Password